Inicio Ojo Cotidiano Aceite de canola

Aceite de canola

171
0
Compartir

Propiedades que resaltan en la cocina

Muchas veces al estar frente al anaquel nos preguntamos: ¿cuál es el aceite ideal para cocinar? La respuesta indicada a esta interrogante dependerá del tipo de comida que se desee preparar. Sin embargo, si lo que se quiere es un producto versátil, que pueda usarse en múltiples recetas y que además aporte otros beneficios, como salud, sabor y durabilidad, hay que considerar ciertas propiedades, que reúne el aceite de canola, convirtiéndolo en el perfecto para la cocina.

Lo primero que se debe saber, es que existen aceites de sabor neutro y aceites con personalidad como el de oliva, coco o almendras. Pero estos no son aptos para todo tipo de preparaciones, pues dejan su estela en los alimentos. Los ideales para todo tipo de elaboraciones son los vegetales puros, como el de soya, maíz o canola, en vista de que no modifican el sabor de las comidas. Sería extraño freír plátanos o hacer un postre con aceite de oliva, y que aporte su sabor a esos platillos.

En detalle

Cada tipo de aceite posee cualidades que lo distinguen. Por ejemplo, el de soya es rico en ácido oleico y linoleico, así como en omega 3 y 6, que es un cardioprotector, resguarda el sistema nervioso y previene la arterioesclerosis. Tiene 61,2% de ácidos grasos poliinsaturados y 22,6% de monoinsaturados. No aumenta el colesterol malo, es rico en fitoestrógenos que ayudan a controlar los efectos de la menopausia y los desastres hormonales.

Es preferible utilizarlo en frío para aprovechar sus propiedades, pero es un aceite óptimo para freír o saltear. Su punto de humo es bastante alto, 230°C -240°C, es decir aguanta temperatura y resiste calor antes de comenzar a desvirtuarse. Es ideal para freír alimentos como: tequeños, arepas o plátanos.

El de oliva es un aceite extraído de las aceitunas. Su color, sabor y olor dependerán del tipo de aceituna que se use, del grado de maduración de la misma, inclusive del clima o el suelo en el que fue sembrada. Es un ácido graso monoinsaturado; rico en vitamina B, antioxidantes y un poderoso cardioprorector. Sus propiedades medicinales son numerosas; regula el colesterol; previene el cáncer de mama y la osteoporosis; es un rejuvenecedor natural porque nutre y desinflama las células. Aunque resiste altas temperaturas, es preferible consumirlo crudo para aprovechar sus virtudes. Es un aceite con personalidad, que siempre dejará una huella.

Se utiliza mayormente para aliñar ensaladas o preparados crudos y fríos, también es ideal para adobar y un ingrediente infaltable en la comida mediterránea.

El aceite de oliva es de los más recomendados por sus beneficios nutricionales, como el alto aporte de vitamina E. No obstante, también es uno de los más costosos del mercado.

Adicionalmente, está el denominado aceite vegetal comestible; creado a partir de la mezcla de aceites provenientes de distintas oleaginosas (vegetales de cuya semilla o fruto puede extraerse aceite).

A menudo la combinación está basada en maíz, palma, soya o girasol. Por sus características, incorpora ciertos beneficios de sus componentes. Todo aceite vegetal comestible tiene en su estructura ácidos grasos poliinsaturados, monoinsaturados y saturados en diferentes porciones, dependiendo del tipo de oleaginosas que comprenda. No se degrada fácilmente al exponerse al calor; es bajo  en grasas trans y colesterol. Se recomienda para frituras por su alto rendimiento. Sin embargo, algunos expertos afirman, que generalmente se trata de la mixtura de los restos de otros aceites y que posee un poder químico reactivo, muy oxidante.

Por su parte, el aceite de canola, proveniente de la planta de colza, reúne ventajas de las tres versiones anteriores y agrega atributos propios que lo hacen uno de los más saludables. Posee la mayor concentración de omega 3 entre los aceites vegetales, aparte es rico en omega 6 por lo que funciona como un cardioprorector y contiene menor cantidad de grasa saturada que el de oliva, soya o girasol. Además incluye un alto porcentaje de vitamina E, sustancia con fuerte acción antioxidante. Gracias a estos nutrientes reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, ya que disminuye el colesterol total en sangre, reduce los triglicéridos y el riesgo de que las arterias se obstruyan.

Es neutro; no tiene sabor por lo que es perfecto para recetas saladas o dulces. No sobresale por encima de los ingredientes, porque no sabe a nada. Su textura es muy ligera en contraposición al aceite de oliva, por ejemplo. Aunque se enfríe no llega a solidificarse.

Su punto de humo es bastante alto 204°C, por lo que es perfecto para asar, freír o dorar, en parrilla, horno o fogón, sin desvirtuarse o quemarse con rapidez. Puede ser utilizado en la preparación de diversos alimentos, tales como: pescados, verduras, granos, y carnes magras en general. También es excelente para condimentar ensaladas. Asimismo su versatilidad lo hace ideal para preparar postres.

La canola pertenece a la familia de las Brassicas, como el brócoli y la col y al igual que ellos posee fitonutrientes, oligoelementos y propiedades anticancerígenas. Igualmente tiene bajos niveles de grasas trans.

Su relación precio – valor, propiedades nutricionales y todos sus beneficios lo hacen un excelente sustituto del aceite de oliva; perfilándose como una atractiva opción.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here