Inicio Talento vivo Juan Csernath: “In Anno Virum o “El año del Virus”

Juan Csernath: “In Anno Virum o “El año del Virus”

261
0
Compartir

Vuelve a ilustrarse nuestro medio con la nueva obra de este inquieto amante de la expresión artística. Un publicista que hizo ¡catarsis multicolor! con la muestra pictográfica “Arepa en el exilio”, y que ahora lo hace como autor de un poemario ¡por la insistencia de su esposa! Un compendio de servilletas, facturas, notas de cuadernos que representan su lugar más íntimo… 

 Por. Daniela Buceta

Juan Csernath (1965- ) es de ascendencia húngara pero su país es Venezuela. Emigrante forzado por la situación político económica. De profesión publicista. En EEUU trabaja en el medio para las marcas Chronos y Ximi, todo lo relacionado en el punto de venta. Y sigue conectado con la publicidad en Venezuela a través de colaboraciones para la agencia Concept, de la mano de Antonio Noguera (vicepresidente).

El amor por el arte le viene de su padre y de su abuelo: ambos pintores. Csernath desde pequeño flirteaba con los pinceles. De sus más preciados recuerdos de la niñez se encuentra el día que su papá lo invitó a él con sus otros cuatro hermanos a pintar en cambas… su obra ese día fue una marina con un cielo muy oscuro. Dicho por él, define su pasión como adicción al lápiz y al color. Es su medio para escapar de la realidad. En 2018 le dio color y sabor a la diáspora criolla con su muestra: “AREPA EN EL EXILIO”.

También es poeta “sin darse cuenta”. Llevaba la vida entera haciendo apuntes de su inspiración dándole tono y cadencia a su modo de ver la realidad, a su manera de recordar y de pensar… hasta que 2020 “El Anno Virum” fue la conjunción perfecta junto con la insistencia de su esposa, para lanzar su 1er Poemario, que lleva por nombre este inesperado hito pandémico. Ella, Yosmar Torrealba, es también publicista de profesión, con quien comparte además el amor de su hijo Gábor (15 años).

¡Hay tiempo para todo!

Incluso para “escapar del tiempo”… así lo afirma Juan Csernath, polifacético publicista que se escapa de la realidad a través del arte.

En 2018 el titular que acompañó su nombre fue: “Con la arepa bajo el brazo”, porque así se fue él forzosamente de este país. “Arepa en el exilio”, es el título de una serie de pinturas que habla sobre la diáspora criolla. Una realidad de muchos, que encontraron voz en esta muestra expuesta en  2018. Pero esta vez, su pintura corresponde a una portada. Ilustra con su pasión otro arte que le viene dado “casi sin darse cuenta”: la poesía. Su libro: “In Anno Virum (En el año del virus), es una recopilación de muchos poemas escritos durante toda su vida y otros, de una buena parte de este año (2020) que alguien puso en una pausa perversa.

¡Sale a la luz pública su rincón más íntimo! Una recopilación de retazos, hojas de cuadernos, servilletas que se pierden entre sus recuerdos cuál habrá sido la primera. No se trata de una nueva etapa: la poesía lo ha acompañado desde siempre. “El comienzo no puedo rastrearlo, he perdido esa huella en algún papel”, así lo afirma. Es su lugar común donde recurre para expresarse en la intimidad, solo que la insistencia de su esposa logró convencerlo para hacer pública esa parte tan personal. “Es la poesía la que se ha dedicado a mí para que yo pueda expresar lo que veo, lo que he vivido, lo que he amado, lo que he sufrido”, comenta el autor.

Ama escribir y cuando lo abraza una idea no se detiene: toma cualquier superficie para apuntar esos pensamientos. Incluso despertarse a deshora. Parte de su inspiración surge de una eterna jornada laboral “cuasi obligada” que no alimenta el alma y el descontento aflora. Así como la vida misma, la cotidianidad y la utopía de la felicidad.

“In Anno Virum, el poemario, se consigue en Amazon y lo describe como una experiencia excitante a la vez intrigante, a la espera de la aceptación del público. La cataloga como “irreal aún”.

¿Qué conseguirá el lector?

“La expresión del alma en la que muchas personas pueden verse en letras, en frases, y decirse: allí he estado, he sufrido un poco de eso, he tenido carencias, derrotas, decepciones, pero también he sonreído”.

Se define a sí mismo como: “un nombre y nada más, que me he leído millones de veces encontrándome en mis letras, regresando a mi particular infancia y retornando al presente para corregirme”.

Sobre el estilo, comenta con una frase de Charles Bukowski, escritor y poeta muy citado por Csernath, con quien se identifica por su irreverente crudeza. Aquí la cita: “El estilo es la respuesta a todo. Una manera desenvuelta de afrontar algo aburrido o peligroso. Hacer algo aburrido con estilo es mejor que hacer algo peligrosos sin estilo. Hacer algo peligroso con estilo es lo que yo llamo arte”. También encuentra el símil en “lo confesional” con Sylvia Plath: “su forma de escribir, de desnudarse revelando parte de su alma y de su vida detrás de las puertas de su casa (imagino)… de sus memorias, que como todos, podemos volver a ellas y hablar con los restos, los guijarros y los destrozos para que nos cuenten cómo hemos sido, para no olvidar que no todos fueron felices, que no todos fueron tristes… muchas veces preferimos extraviarnos en el laberinto”, así lo expresa el autor. Por último nombra a Tadeusz Rózewicz, de quien toma sus poemas sin rimas, y su idioma sencillo: “transito también, como Rózewicz, por describir la realidad que nos rodea, que nos toca vivir, la que otros experimentan. Eso es lo que yo leo de mis poemas pero sería necesario que otra voz dijese algo más”, agregó.

Más catarsis

Sobre el artista plástico podemos decir que sigue vivo y creando: “el pincel me vence en las conversaciones porque él tiene el color en sus lenguas y yo el sueño de lograrlo” y así anuncia nuevos proyectos.

Y cuando no escapa del tiempo: se dedica a su profesión: publicista. Se mantiene conectado al medio criollo a través de colaboraciones que hace para la agencia Concept, de la mano de Antonio Noguera, vicepresidente. Y en EEUU trabaja desde hace 3 años para las marcas Chronos y Ximi, todo lo relacionado en el punto de venta.

Preguntas Random

¿Café o vino?

– Ambos.

– ¿Música o calma?

– Ambos.

¿Montaña o mar?

– Mar.

¿Qué le disgusta?

– Que la mentira triunfe sobre la verdad.

¿Una verdad como un templo?

– “El silencio de un mundo vendido es oro.” (1)

¿Un deporte?

– Todos, en especial el beisbol, fútbol y tennis.

¿Un estado de ánimo?

– La euforia del silencio, la apacible voz de la soledad.

(1) Tadeusz Rózewicz, Siempre fragmentos, Poemas selectos, “La laringe de la libertad”, página 36.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here